Norcoreano ganó medalla de plata y se suelta en llanto porque será ejecutado cuando regrese a su país



El deportista norcoreano Om Yun Chol logró cautivar el mundo entero hace cuatro años, cuando levantó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres. 

En aquella ocasión su alegría fue tan grande que solo pudo agradecer al líder supremo de su país, el dictador Kim Jong-Un, y al padre de este, Kim Jong-Il.


Pero el domingo pasado la historia fue completamente diferente, Om Yun Chol fue superado por el chino Long Quingquan, quien rompió el récord del mundo y le arrebató la medalla de oro. 


“Se que no podré volver a competir nunca más, pues he deshonrado a mi pueblo y avergonzado a mi líder, estoy seguro que al regresar a mi país el líder supremo Kim Jong-Un dará la orden a su guardia personal de asesinarme por no haber representado dignamente Corea del Norte, y no le temo a la muerte, estoy convencido que es la única forma de pagar mi gratitud”. 

“Espero pagar mi gratitud”, concluyó el medallista.